Home Blog Cultivos 3 consejos infalibles para el cuidado de los cultivos

3 consejos infalibles para el cuidado de los cultivos

El secreto para conseguir una buena cosecha inicia con la optimización de todas las tareas relacionadas con los pasos previos al cultivo.

Para lograr un cultivo en excelentes condiciones, se debe partir del conocimiento del suelo donde se sembrará. Se inicia determinando el tipo de suelo, a partir de allí evaluamos su fertilidad, capacidad de retención de agua, cultivos antecesores, plagas y malezas presentes.

Así como con el suelo, otro factor importante de prestar atención antes de iniciar es el clima. Este conocimiento ayudará a tomar decisiones acertadas para la siembra del cultivo.

El clima y el suelo son los que condicionan la productividad. El clima no podemos cambiarlo, sin embargo, sí podemos ayudar a mejorar el suelo. Un análisis de suelo, previo a la siembra, es esencial para poder determinar la fertilización adecuada.

Conocer el ambiente antes de iniciar también es importante porque este puede condicionar el cultivo. Interviene en factores como la fecha de siembra y la distribución espacial ideal, entre otros.

1. Al sembrar, procurá distribuir muy bien la semilla

Al hablar de distribución de semilla, podemos asociarlo con densidad de siembra, que también es un factor importante para el cuidado de los cultivos. La densidad óptima varía de acuerdo a cada cultivo.

La densidad de semillas a sembrar varía en cada cultivo debido a varios factores, como pueden ser:

  • Área foliar capaz de lograr cada planta.
  • Disposición de sus hojas (erectas o planas).
  • Capacidad de compensación ante baja o alta densidad.

2. Optimizá luz y temperatura

Existen dos tipos de semillas según su comportamiento a la luz al momento de germinar. Por un lado existen semillas fotoblásticas positivas, que germinan sólo si reciben luz. Y, por el otro, las fotoblásticas negativas, que sólo germinan en ausencia de luz.

La mayoría de los cultivos sembrados extensivamente en España son del grupo de las que necesitan ausencia de luz para germinar (trigo, soja, maíz). Por lo cual deben ser sembradas a algunos centímetros de profundidad en el suelo y ser tapadas con tierra.

3. Una vez sembrado, haz uso de coadyuvantes

Durante todo el ciclo se debe mantener el cuidado de los cultivos. En España, se realiza en su mayoría con aplicaciones de productos químicos para control de plagas.

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.